La red de librerías brasileña Cultura solicita procedimiento concursal
Leonardo Neto y Talita Facchini, 26/10/2018
La cadena ya estaba cerrando tiendas, despidiendo empleados y renegociando los pagos, pero, según comunicado oficial, no ha sido suficiente

La librería Cultura de Brasil solicita el procedimiento concursal. | © Cortesia
La librería Cultura de Brasil solicita el procedimiento concursal. | © Cortesia

En una reunión el pasado martes con sus principales proveedores, la Librería Cultura anunció que entraría en procedimiento concursal. La medida busca la superación de la situación económico-financiera de la empresa, que no es de las mejores desde hace dos años, cuando comenzó a renegociar las deudas con sus proveedores. A pesar de que la empresa no lo confirma, se estima que esas deudas superan los 70 millones de reales (aproximadamente 16, 5 millones de euros).

En comunicado oficial, la empresa comandada por la familia Herz informa que el movimiento pretende "normalizar, en corto espacio de tiempo, los compromisos firmados con nuestros proveedores, preservando la salud de la empresa creada por Eva Herz en 1947, el mantenimiento de empleos y generando más estímulo para crecer ".

Cultura apunta que el mercado editorial se redujo un 40% desde 2014 y que su situación es resultado de ese escenario. Dice además que en los últimos tres meses ha encabezado un duro programa de ajustes, con la eliminación de tiendas de bajo resultado; redimensionamiento de la plantilla; recortes de gasto de todo orden, además de una revisión profunda de la planificación a corto y medio plazo. Cuando presentó ese plan de reestructuración a los editores, en julio pasado, pidió una financiación de sus deudas junto a ellos en 24 plazos, con carencia de 90 días. Sin embargo, desde entonces, la red pasó a operar con niveles muy bajos de stock, no produciendo ingresos suficientes para hacer frente a los acuerdos ni a los vencimientos corrientes.

Con ello, en septiembre, Cultura llamó nuevamente a sus proveedores para otra ronda de conversaciones. En ese momento, los editores oyeron por primera vez la expresión "procedimiento concursall"

En la reunión del pasado martes, la dirección de Cultura presentó todos los esfuerzos hechos para el sanear sus finanzas, mostró a los editores las pérdidas de márgenes acumuladas a causa de las guerras de precios y terminó constatando que ellos no tendrían capacidad de cumplir con los acuerdos a los que habían llegado, y que, por tanto, el procedimiento concursal sería la única solución para la continuidad de la empresa. Al día siguiente, la empresa realizó la petición.

"Creo que en cierta forma es mejor lidiar con ese hecho que lidiar con las incertidumbres", dijo Marcos da Veiga Pereira, presidente de Sextante y del Sindicato Nacional de Editores de Libros (SNEL) a PublishNews este jueves. "Ahora sé que no contamos con el futuro próximo. Ahora sabemos que vamos a tener que esperar el plan que ella misma propondrá para saber cuáles son las condiciones, la carencia y el plazo. Así que la gente comienza a vivir una nueva vida", agregó.

Pereira subrayó que, con sus 15 tiendas, Cultura es un actor relevante y defendió que "necesitamos construir un futuro juntos".

El presidente del SNEL apuntó a la corrosión del precio del libro como uno de los problemas serios y graves que llevaron al sector librero a la actual crisis, apuntada por él mismo como sin precedentes en la historia del libro en Brasil. Pero no sólo eso. "Ello viene unido a la disminución del consumo de libros, que tiene que ver con una cuestión comportamental de los consumidores y los nuevos medios, y sobre todo tiene que ver con la cuestión de la recesión brasileña y el desempleo. Esto tiene un impacto enorme en el sector", concluyó.

Pereira apuntó además a la canibalización del e-commerce como un factor importante en la crisis. "Este es un problema muy serio. Veamos la red de librerías Lectura, por ejemplo, que hoy tiene cerca de 80 tiendas. No tiene presencia digital y consigue vender el libro prácticamente por el precio de portada. Por lo demás, el precio de portada ya es tan barato, que no tiene ningún sentido la existencia esta guerra de precios ", concluyó Marcos. El cita A sutil arte de ligar o foda-se (Intrínseca), el libro más vendido en Brasil en 2018, que tiene como precio de portada  29,90 reales. "Es más barato que una carrera en taxi desde Leblon hasta el centro de Río de Janeiro. ¡No tiene por qué tener guerra de precio! ", concluyó.

"La situación es bastante delicada", comentó Luís Antonio Torelli, presidente de la Cámara Brasileña del Libro (CBL) en conversación que tuvo con el PublishNews en la mañana de este jueves. Torelli recordó que el sector necesita puntos de venta y perder Cultura sería catastrófico. "Creo que, en ese momento, (la solicitud de procedimiento concursal) era el camino más viable. Es muy malo, es pésimo, pero no veía otra alternativa. El procedimiento concursal incurre en una serie de penalizaciones para quienes tienen títulos a recibir, pero de todo lo que se presentaba, era la mejor opción. Si realmente tienen un buen plan y necesitan un plazo, ellos tendrán nuestro apoyo ", agregó.

Torelli recordó además la Medida Provisional que está parada en la Casa Civil, resultado del Grupo de Trabajo (GT) de la Crisis encabezado por el Ministerio de Cultura (MinC). La propuesta legislativa quiere presentar una "Política Nacional de Regulación del Comercio de Libros" cuyo objetivo es fortalecer el sector y hacerlo más sano. "(El caso de Cultura) atestigua lo que venimos diciendo. Necesitamos un instrumento para salir de esta crisis. No tenemos más tiempo. No tiene sentido que no vaya con la celeridad que la situación exige. "Sé que estamos un momento político turbulento, con toda la atención puesta en el domingo [cuando sucede la segunda vuelta de las elecciones presidenciales], pero la crisis es monstruosa y necesitamos prisa", dijo.

Pereira dijo a PublishNews que pasó la mañana de este jueves llamando a las personas clave pidiendo el avance de esa Medida Provisional. "Es fundamental que el gobierno se sensibilice y la apruebe con la mayor urgencia posible. Tenemos que mirar hacia adelante. Tenemos que pensar en el futuro. Estamos en un momento dramático y tenemos que crear un ambiente de futuro más sano ", finalizó.

Torelli recordó que otras dos empresas vinculadas al sector editorial y librero pidieron solicitaron concursal recientemente: Abril y BookPartners, sin contar con la solicitud de quiebra de LaSelva.

Editores internacionales

Sérgio Herz, CEO de la empresa, viajó a Alemania durante la Feria del Libro de Frankfurt, donde se reunió con editores internacionales, con quienes también tiene cuentas abiertas. Según fuentes escuchadas por PublishNews, el discurso era de cooperación, pero los editores internacionales reaccionaron negativamente y reafirmaron que no mantendrían el suministro de productos.

Extrabajadores

La semana pasada, junto con la noticia de que Cultura dejaba Río de Janeiro y cerraba la última Fnac de Brasil, extrabajadores de la empresa se reunieron en la Librería Cultura del Conjunto Nacional, en São Paulo, para protestar pidiendo el pago de las rescisiones de los contratos de trabajo.

Una semana después, la situación sigue siendo la misma. PublishNews conversó con un extrabajador de Cultura que confirmó el caso. "Todavía no hemos recibido nuestras rescisiones y no tenemos ninguna respuesta concreta. Cada vez que entramos en contacto con Recursos Humanos ellos dicen que no tienen información y, mucho menos, sobre la agenda para retirar el Fondo de Garantía Salarial (FGTS) y nuestros otros derechos ".

Sobre la solicitud de procedimiento concursal de la empresa, la extrabajadora que no quiso identificarse dijo que eso ya era algo esperado. "Cuando estábamos dentro, veíamos las cosas cambiando muy rápido y varios cambios graves a lo largo del tiempo que culminaron en esa situación, pero nuestro temor es siempre el de no cobrar", contó a Publishnews.

Otro asunto que pesa a los despedidos es la decisión de Cultura de abrir una nueva tienda en Goiânia el próximo año. "No entendemos ese plan de abrir una nueva tienda, porque eso con seguridad representa gastos, entonces ¿por qué no pensar primero en pagar a los antiguos empleados?", Cuestionó.

Saraiva

Los editores escuchados por PublishNews mostraron su preocupación también con Saraiva, que vive un momento de crisis y nuevos retrasos en el pago. La minorista hizo una reestructuración de sus deudas y venía cumpliendo sus compromisos corrientes hasta hace un mes, cuando retrasó el pago de la primera parte de la renegociación. "El impacto (del retraso) en las editoriales tiene proporciones dramáticas. Yo lo estoy siguiendo de cerca. Estamos conversando constantemente. "Sé que ellos están trabajando duramente para resolver el problema que no es trivial", comentó Marcos Pereira.

Próximos pasos

En el caso de que el juez acepte la solicitud, se nombrará un administrador concursal y Cultura tendrá de 60 a 90 días para presentar un plan de procedimiento concursal, que también necesita ser aprobado por la justicia y por sus acreedores en asamblea. Con el procedimiento concursal en curso, los acreedores quedan imposibilitados para llevar a la empresa frente a la justicia, de forzar un proceso ejecutivo de reclamación de deuda y de incluir a la empresa en listas de morosos. Por su parte, la empresa también necesita cumplir con los plazos de pago según lo acordado.

[26/10/2018 10:41:06]