Las Ferias regionales del Libro en Colombia dejan un balance de ventas cercano a 1,1 millones de libros
Lorenzo Herrero, 29/11/2018
El 5ª encuentro de la Red de Ferias del Libro de Colombia ofreció datos relevantes sobre la salud de las ferias y del mercado editorial

Las actividades de programación académica y cultural duplicaron las realizadas en 2017 | © Cámara Colombiana del Libro
Las actividades de programación académica y cultural duplicaron las realizadas en 2017 | © Cámara Colombiana del Libro
El 16 de noviembre se realizó en Bogotá, el 5º encuentro de la Red de Ferias del Libro de Colombia con la presencia de los directores y representantes de las ferias de Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Chocó, Cúcuta, Manizales, Montería, Pereira y Popayán, quienes junto a representantes del Ministerio de Cultura y de la Cámara Colombiana del Libro se reunieron para hacer un balance del año y proyectar las acciones conjuntas que se llevarán a cabo en 2019. Desde 2016, la Cámara Colombiana del Libro, ha concentrado esfuerzos para reunir a los líderes de las principales ferias del libro del país. Una iniciativa que nace a partir de la necesidad de promover espacios de apoyo común para la gestión de la circulación del libro, la creación de alianzas estratégicas, el intercambio de experiencias y la comunicación constante, para crear los mejores escenarios en cada ciudad, región o municipio.

En este encuentro se pusieron de relieve una serie de indicadores que permiten evaluar las ferias en su conjunto y, en base a ello, promover mejoras que permitan al mercado editorial estar cada día más cerca de los lectores. En 2018, según los datos aportados en este encuentro, más de un millón y medio de personas asistieron al menos a una de  las ferias regionales del libro que se realizan en Colombia. En estas ferias, que ocuparon 93 días de actividad, algo más que una cuarta parte del año, se realizaron 7.051 actividades de programación cultural y académica, más del doble que en 2017 (3.800 actividades). En las ferias, que contaron con más de 950 expositores, se hicieron presentes 2.588 autores locales, nacionales e internacionales. Por último, se estima que en las ferias se vendieron cerca de 1,1 millones de libros. 

En este encuentro, ños directores de las ferias del libro hicieron diversas reflexiones acerca de cómo mejorar cada vez más la calidad de estos espacios de divulgación y promoción del libro y la lectura, entendiendo que cada feria tiene una identidad propia y que el trabajo desde la Red de Ferias del Libro de Colombia es esencial para potenciar esos puntos comunes que las unen y que a su vez repercuten en la comunidad más inmediata. Las librerías y bibliotecas públicas y privadas son fundamentales para el sostenimiento de las ferias del libro, ya que son los escenarios naturales a los que acuden los lectores durante todo el año, por eso el trabajo que se desarrolle debe estar sincronizado con estos actores de la cadena, que juegan un papel esencial.

“Esta Red de Ferias del Libro hace parte del presente y futuro de la industria, es una apuesta por la circulación del libro y la lectura en el país. Además de compartir las buenas prácticas, de construir escenarios en conjunto, estamos seguros de que nos permitirá fortalecer y generar oportunidades para que se consoliden nuevos proyectos y negocios editoriales en el país”, aseguró Sandra Pulido Urrea, Gerente de ferias de la Cámara Colombiana del Libro.

Durante el evento, el presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González Villa, aseguró “nosotros tenemos un fin noble y bueno para la sociedad cuando hacemos ferias del libro. Si hay algo que haga progresar a las regiones, es la lectura. Las ferias del libro son ese vehículo para acercar el libro a sus lectores”. La Cámara Colombiana del Libro busca que las ferias se consoliden como eventos fundamentales para el fomento del libro y la lectura, “la CCL cada vez está más involucrada para que las ferias seamos un núcleo compacto que nos permita crecer juntos como país”, puntualizó González Villa.

Por su parte María Orlanda Aristizábal, coordinadora del grupo de Literatura y Libro del Ministerio de Cultura hizo énfasis en que el trabajo que realizan los gestores culturales en las regiones es fundamental y seguirá contando con el acompañamiento de las instituciones, “un proceso se consolida y tiene continuidad cuando hay un verdadero liderazgo en cada una de las regiones, cada uno tienen un perfil distinto que los fortalece a todos. El Ministerio es la entidad rectora de la política cultural y estamos para apoyarlos y consolidar la cadena del libro en el país, entendiendo que este es uno de nuestros propósitos misionales”.

[29/11/2018 10:02:29]