El mercado argentino del libro perdió el 20% de su valor en 2018
Leonardo Neto, 10/05/2019
La crisis económica afecta el desempeño de la industria del libro

Con una inflación del 47 por ciento el año pasado y con la economía viviendo(otra) crisis, la venta al por menor de libros en Argentina se ha reducido en un 20 por ciento, según Promage, una empresa consultora que monitoriza y controla las ventas de libros en el país. Fernando Zambra, director de la empresa, dijo a PublishNews durante la Feria del Libro de Buenos Aires que continúa con su agenda hasta el día 13, que el primero y el último trimestre fueron razonables, pero que todo lo que ocurrió entre esos dos períodos fue catastrófico.

En el balance final, el mercado perdió 3,2 por ciento en volumen y vio crecer sus ingresos 23,4 por ciento en términos nominales, pero considerando la inflación, perdió más de 20 por ciento en valor. El mercado de interés general vio caer sus ventas un 2,6% en volumen y las ventas crecieron nominalmente un 27,5

Fernando Zambra, director de Promage
Fernando Zambra, director de Promage

"La buena noticia de la crisis es que la gente no ha dejado de comprar libros, sino que ha comprado libros más baratos. Lo grave de este último año fue el precio. La gente compraba a un precio determinado y no iba más allá", concluyó.

El período de regreso a la escuela no fue muy bueno para las librerías a principios de 2019. Según los datos de Promage, las ventas directas de libros de texto aumentaron. "Tuvimos niveles de ventas directas entre el 12% y el 14%, pero este año, al parecer, ha aumentado mucho. Las librerías están sintiendo este volumen que no pasó a través de sus cajas", dijo Zambra.

Pero ese no ha sido el único problema. "Ha sido un período muy malo para los libros escolares. El uso de las fotocopias se produjo como nunca antes. En las escuelas, los libros de literatura han sido rotados. Los propios profesores dividen las aulas en grupos y cada grupo compra un único título que rota entre sus compañeros. Así que, si antes cada estudiante compraba cuatro libros, este año cada estudiante compró un solo libro y ese libro circuló entre las aulas. Esto puede ser bueno para el consumidor, pero horrible para el mercado. La crisis es grande", afirmó. Las ventas al gobierno, como ya había dicho María Teresa Carbano, presidenta de la Fundación El Libro, no se realizaron. "La crisis se suma a un gobierno que no compró", dijo Zambra.

El consultor también señaló un movimiento de cierre de librerías en el país, pero, según su análisis, no fue causado sólo por la crisis, sino por "cambios generacionales". Los hijos de los fundadores de muchas librerías no continúan el negocio después de la muerte de sus padres.

Digital y audiolibros

Daniel Benchimol es optimista respecto al libro digital en Argentina
Daniel Benchimol es optimista respecto al libro digital en Argentina

Solo el 17% de los libros editados en Argentina están en formato digital. Esta baja tasa se justifica por la falta de una plataforma eficiente de distribución de libros electrónicos en el país. Hay iniciativas, pero todavía muy tímidas, como Bajalibros y su recientemente lanzado Leamos, que ofrece servicios de suscripción de libros digitales. Daniel Benchimol, el nombre más prominente cuando se trata de libros digitales en Argentina, cree que hay un "negocio latente". Prueba de ello es el proyecto Desafío Leer, que pone a disposición de los niños de 0 a 12 años libros digitales gratuitos. Con una plataforma de gamificación acoplada, el Desafío ya ha llegado a más de 80 mil niños que han descargado más de 3 millones de libros electrónicos y, con ellos, han tenido más de 110 mil horas de lectura.

Igualmente explica que los editores de libros de texto también han invertido en soluciones, ya que muchos sistemas educativos sólo compran si hay digital, pero reconoce que no hay interés por parte de los editores, libreros o entidades que representan a la cadena del libro en promover la escala del negocio digital en el país.

Zambra plantea dudas sobre un movimiento argentino para seguir el boom de los audiolibros en países europeos, además de Estados Unidos, pero Benchimol cree que puede suceder, sí, "Hay un furor de consumo de podcasts en Argentina, lo que podría ser una señal de que la ola podría pasar por aquí. Lo que sucede es que aún no tenemos una plataforma de audiolibros, pero he escuchado noticias de que tanto Storytel como Audible (Amazon) ya están comprando derechos para el territorio argentino", dijo a PublishNews. Es importante destacar que Storytel fue uno de los patrocinadores de Contec, la conferencia de la Feria del Libro de Frankfurt, que este año tuvo su primera edición en Argentina.

E-commerce

Con un territorio de 2,7 millones de kilómetros cuadrados, Argentina es un país extenso, y aunque Buenos Aires es conocida como la "capital de las librerías", el interior del país sufre de su ausencia. En estas condiciones, el comercio electrónico de libros podría crecer a toda velocidad, especialmente en un país que ya está acostumbrado a comprar en línea, pero no. Solamente ahora, los libreros y editores se han dado cuenta de que podrían explorar estos medios y las ventas a través de estos canales han aumentado. "Nadie midió este aumento porque no hay soluciones para el comercio electrónico en Argentina. Quien está canalizando esto es Mercado Libre a través de iniciativas individuales de algunas librerías o editoriales. No es como si un Yeni, un Temátika (las dos redes de librerías más grandes del país) o un Amazon estuvieran haciendo esas ventas. Estas son pequeñas librerías que están poniendo parte de sus ofertas en Mercado Libre", explicó Zambra.

¿Y por qué, entonces, han decidido hacer esto ahora? Zambra explica que Mercado Libre tiene soluciones de pago que hacen la vida del consumidor mucho más fácil y a las que las librerías físicas no tienen acceso. "El ecosistema del Mercado Libre es el que está capitalizando esto. Lo cierto es que este modelo está ganando y no el sector del libro o una solución de comercio electrónico para los libros ", añadió.

La logística también ha sido siempre un cuello de botella para el comercio electrónico en el país. "Mercado Libre ha puesto mucha presión sobre las plataformas de Correos de Argentina que están siendo más eficientes y están siendo capaces de entregar en todo el país en seis o siete días con costos decrecientes", dijo Benchimol.

Géneros

La Ficción siempre ha sido el segmento más grande del mercado argentino, pero Zambra señala que en 2018 cayó: "Sigue siendo el más grande, pero la No-Ficción se ha acercado mucho. Y es curioso porque este segmento de la No-Ficción está muy marcado por los años electorales, que en Argentina son los años impares. Curiosamente, en 2018, creció mucho, aunque no fue un año de elecciones", dijo Zambra. El año también fue especialmente interesante para la literatura infantil y juvenil. Cinco de los diez libros más vendidos están en esta categoría, con énfasis en Caos, de Magali Tajes, y la franquicia Gravity Falls. La categoría de autoayuda se mantuvo en la crisis y se cerró estable en 2018.

Importaciones

Las importaciones de libros, un fantasma para las editoriales argentinas en el pasado reciente, cayeron en 2018 según el análisis de Promage. "El mercado y la devaluación (del peso frente al dólar) hicieron su trabajo y las ventas de importaciones cayeron. Para pagar a los editores internacionales, los libreros tienen que poner un precio que está fuera del alcance de los lectores argentinos. Hoy en día, ya nadie habla sobre eso", dijo Zambra.

Puedes leer este artículo gracias al patronazgo de Bookwire.
[10/05/2019 14:58:26]