Fue de lucha. Fue histórica
Leonardo Neto y Talita Facchini, 09/09/2019
Frente a la tentativa de censura la Bienal de Río crece y aparece. Los autores lanzan un manifiesto en el que dicen que "el brasileño no precisa de tutor, precisa de educación"

La Bienal Internacional del Libro Río 2019 lo tenía todo para ser como todas las demás: gran público, grandes ventas (no suficientes para alcanzar el punto de equilibrio, por supuesto), pero nada más que otra bienal. El pasado jueves 5 de septiembre, el alcalde de la ciudad de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, decidió utilizar sus redes sociales para informar que estaba censurando un libro presente en algunos estands de la Bienal, que este año llegó a su 19ª edición. La justificación: la novela gráfica Vengadores - La Cruzada de los Niños, trae en sus páginas la manifestación amorosa de dos personajes masculinos. Eso bastó para que el alcalde dijera que necesitaba proteger a los niños de la "pornografía".

La reacción fue inmediata. La afirmación claramente homofóba ─que vincula el beso entre dos hombres a la pornografía─ y la petición de retirar el libro fueron entendidas como censura. Los principales medios de comunicación del país sacaron a sus equipos a la calle para tratar de entender el caso. La Bienal se convirtió en el centro de atención y el público también se pronunció a favor de la libertad de expresión, la circulación de ideas y en contra de la censura.

Ante el ataque, la Bienal adoptó una postura firme diciendo que no bajaría la guardia y que no exhibiría los libros. No es que fuera necesario, ya que, en menos de 40 minutos desde la apertura de la Bienal el viernes, todas las copias ya habían desaparecido de los estands: quienquiera que llegara antes, las compró y se las llevó a casa.

La multitud abarrotó la Bienal. La organización habla de un récord de asistencia el pasado sábado y de las 600.000 personas que pasaron por Riocentro en los diez días de la feria. Según el balance de la Bienal, se vendieron 4 millones de ejemplares.

Más que de prisa, Gustavo Martins de Almeida, columnista de PublishNews en Brasil y abogado de la Unión Nacional de Editores de Libros (SNEL), publicó un mandato de seguridad preventiva para evitar la anulación de la licencia de funcionamiento de la Bienal. En la pieza, el abogado evoca a Goebbels, responsable de la propaganda nazi de Hitler en Alemania: "Frente a una escena, un libro, vendido con un sello, obedeciendo las disposiciones del ECA (Estatuto del Niño y del Adolescente), se lanza una operación relámpago por la práctica inconstitucional de la censura, la búsqueda de contenidos supuestamente inmorales, y se amenaza con el cierre de toda una feria del libro".

Los inspectores de la Oficina de Orden Público de la ciudad fueron al Riocentro, pero sólo encontraron "muchos libros".

Ante un claro acto de censura, editores y autores decidieron contraatacar. Los estands de casas como Todavia y Faro presentaron libros de temática LGBT e incluso consiguieron que la gente hiciera promociones, dando descuentos en estos títulos.

Felipe Neto, autor de best-sellers, ganador del Premio PublishNews en 2017 y una de las voces más críticas frente a la ola de conservadurismo que barre el país, decidió poner en práctica una acción y comprar 14.000 libros de temática LGBT; los empaquetó en bolsas negras, les pegó una etiqueta que decía "Este libro es inadecuado para personas atrasadas, retrógradas y prejuiciosas" y lo distribuyó a los visitantes de la Bienal el sábado pasado.

El Tribunal de Justicia dictó una orden preliminar favorable a la solicitud de la Bienal. En su decisión, el juez Heleno Ribeiro Pereira Nunes dice que "tal postura refleja una ofensa a la libertad de expresión constitucionalmente garantizada".

Sin embargo, el mandamiento fue revocado por el presidente del Tribunal de Justicia Fluminense, Claudio de Mello Tavares, quien en el pasado emitió una decisión en la que dijo: "no se puede negar a los ciudadanos heterosexuales el derecho, basado en su fe religiosa u otros principios éticos y morales, a entender que la homosexualidad es una desviación del comportamiento, una enfermedad". Una vez más, los inspectores fueron al Riocentro y no encontraronn nada.

El domingo, la disputa llegó al Tribunal Supremo Federal de dos maneras diferentes. La propia Bienal presenta la solicitud y, paralelamente, la Fiscalía General de la Nación también cuestiona la decisión del juez Mello Tavares. Los ministros Dias Toffoli y Gilmar Mendes restablecieron el primer mandato judicial otorgado por el TJ Fluminense. Según nuestro columnista, autor del mandato judicial, "el poder judicial corrigió el curso de los derechos en la Bienal, restauró la libertad de expresión y eliminó el riesgo de clausura de la Bienal. Las personas tienen acceso al conocimiento, los editores venden y los autores reciben rendimientos por su trabajo".

Y los autores se unieron a las manifestaciones a favor de la libertad de expresión y en contra de la censura. En un vídeo, autores como Pedro Bandeira, Laurentino Gomes, Thalita Rebouças, Raphael Montes, Otávio Cesar Jr. y Miriam Leitão recitan versos de la canción Apesar de você, de Chico Buarque. Alrededor de 70 autores que han estado en la Bienal también firmaron un manifiesto que dice que "el brasileño no necesita un tutor. Necesita educación para que todos puedan tomar sus decisiones con conciencia y libertad".

En la rueda de prensa en la que hizo balance de la Bienal, Marcos da Veiga Pereira, presidente de la SNEL, resumió: "Me alegro de terminar este festival estableciendo el valor que tiene la Bienal y con la certeza de que el libro prosperará. Creemos firmemente en la fuerza transformadora del libro y, por lo tanto, estábamos convencidos de qué hacer y qué actitud adoptar en estos últimos días".

"La Bienal es y seguirá siendo plural. El mayor evento de contenido del país no termina este domingo. Continuará con todos los que han visitado o trabajado en esta edición histórica", dijo Tatiana Zaccaro, directora de la Bienal. "Esta Bienal también continuará con aquellos que no pudieron estar aquí, pero que siguieron nuestros contenidos y nuestro posicionamiento en la prensa mundial, las redes sociales o las conversaciones con amigos. A partir de ahora, cuando te lleves un libro a casa, también te llevarás la Bienal", concluyó.

Balance de las editoriales

Los editores reportaron buenos resultados en la Bienal. Faro, por ejemplo, ya había programado el lanzamiento del libro Feitos de sol, de Vinicius Grossos, uno de los autores de la casa que escribe para público joven con el tema LGBTIQA+. El autor también fue invitado por la organización del evento a participar en el #SemFiltro Arena para hablar sobre la Literatura Arco Iris, lo que ayudó aún más en la difusión de la obra. El editor estima que el estand fue visitado por más de 30.000 personas, vendiendo más de 15.000 ejemplares. De estos, 2.796 eran LGBT. Los más vendidos en Faro fueron Tin Man, de Sarah Winman, 1+1: The Mathematics of Love y The Almost Hit by a Boy, ambos de Vinicius Grossos.

Para Autêntica, el balance general fue positivo, aunque no superó su objetivo de ventas. "Creemos que una serie de factores han influido en este resultado. Van desde las dificultades financieras a las que se enfrentan los brasileños en los últimos tiempos hasta la sensación de inseguridad que, lamentablemente, está experimentando Río de Janeiro", dice Judith de Almeida, gerente comercial del Grupo Autêntica. También menciona la estructura del evento, que fomenta la presencia de minoristas que trabajan con precios de los libros por debajo del valor de mercado. "La participación de expositores que se centran en saldos tiene un fuerte impacto en este resultado. Estimula en el público la idea de que los libros deben, obligatoriamente, costar poco. Esto es muy perjudicial para el sector, porque desalienta las inversiones en lanzamientos o ediciones con alto valor añadido", afirma.

La editorial Valentina registró un aumento del 50% en ingresos y del 60% en el número de ejemplares vendidos en comparación con la Bienal del Libro de Río en 2017. El lanzamiento exclusivo en la Bienal de Agir e pensar como um gato también fue un diferencial para impulsar las ventas. El editor no vendió el título en ningún otro punto de venta, lo que supuso un lanzamiento exclusivo del evento. HarperCollins también tuvo un balance positivo: la editorial registró un aumento del 250% en relación con las ventas de la Bienal de 2017. La Companhia das Letras vendió un 30% más que en la edición anterior, y el best seller de la editorial fue el libro Quem tem medo de feminismo negro, de Djamila Ribeiro.

Manifiesto firmado en la Bienal del Libro de Río

La Bienal Internacional del Libro de Río es la oportunidad que tenemos, cada dos años, de reunirnos, conocer a nuestro público, inspirar y debatir libremente sobre todos y cada uno de los temas, sin restricciones y con empatía. Un evento de contenido calificado y diverso, reconocido nacional e internacionalmente como el mayor festival cultural de Brasil.

En los últimos días, la Bienal se ha convertido en un refugio democrático, junto a las 600.000 personas que asistieron al evento, contra los insistentes intentos de censura. Se equivocan quienes piensan que la Bienal Internacional del Libro fue el objetivo. El objetivo somos todos los ciudadanos brasileños, porque no necesitamos a nadie que determine lo que podemos leer, pensar, escribir, hablar o cómo debemos relacionarnos entre nosotros. El brasileño no necesita un tutor. Necesitan educación para que cada uno pueda tomar sus decisiones con conciencia y libertad.

Con alivio y gran orgullo recibimos este domingo (8 de septiembre) las dos decisiones de los miembros del Tribunal Supremo Federal (STF) que impiden que la Bienal Internacional del Libro siga sufriendo acoso a la literatura y a sus lectores. De lo contrario, se crearía una jurisprudencia que pondría a todos los eventos culturales, autores, editores y librerías de Brasil a merced de la comprensión de lo que es propio o inapropiado desde la perspectiva de cada uno de los 5.470 alcaldes del país.

Cerramos esta edición histórica de la Bienal Internacional del Libro de Río con un corazón lleno de orgullo y determinación. La Bienal no termina hoy. Continuará con cada uno de nosotros todos los días. El festival fue memorable. Dio voz y oídos a todas las audiencias. Reunió y celebró la cultura junto a autores, artistas, pensadores, líderes de movimientos sociales, pastor evangélico, monje budista Zen, periodistas, académicos, activistas, chef de cuisine y muchos otros.

¡Viva la Bienal del Libro de Río! ¡Viva la cultura! ¡Viva la libertad y la democracia!

Puedes leer este artículo gracias al patronazgo de Bookwire.
[09/09/2019 20:47:21]