Igualar el terreno de juego para los libros traducidos
Andrej Ilc, 10/09/2019
Un editor esloveno dice que retener un manuscrito para su traducción es un mal negocio

Andrej Ilc
Andrej Ilc
La comunidad editorial mundial ya tiene la mirada puesta en la próxima Feria del Libro de Frankfurt. Allí se encuentran autores, socios, colegas y amigos. Hablas, te quejas, elogias, discutes y compartes. Te sientes parte de esta familia amante de los libros. ¿Pero es realmente tan idílico?

Hoy en día, cuando todo está a un clic de distancia, la gente de todo el mundo espera que la última temporada de las grandes series de televisión como El cuento de la criada o Juego de tronos llegue a sus pantallas más o menos de manera simultanea con el estreno en versión original, junto con los correspondientes subtítulos en croata, macedonio, serbio, esloveno..... Hay mucha gente involucrada en la producción, y los riesgos de seguridad son extremadamente altos, pero aún así, la magia sucede.

Por lo tanto, es un tanto sorprendente que en la publicación de libros estemos siendo testigos de una práctica discriminatoria que se ha vuelto cada vez más común en los últimos años. De hecho, esto es ahora una especie de símbolo de estatus, que divide a los autores principales de los que son simplemente grandes o importantes. En mi editorial eslovena, Mladinska Knjiga, todavía recibimos las nuevas novelas del Sr. Barnes o de la Sra. Hawkins o del Sr. McEwan o del Sr. Nesbø o del Sr. Walliams mucho antes de su publicación (el Sr. Nesbø incluso amablemente proporciona la traducción completa al inglés para aquellos que no están traduciendo del noruego), mientras que este no es el caso de autores (¿marcas?) como Dan Brown, John Green, o J.K. Rowling. Incluso la segunda novela de Harper Lee, Go Set a Watchman, fue estrictamente embargada hasta la publicación de la edición en inglés. Y ahora, The Testaments, de Margaret Atwood, se enfrenta al mismo problema.

La razón es siempre la misma: la seguridad. Nos lo dijo la agencia de Atwood: "Si este manuscrito se filtra, las consecuencias son enormes, y por lo tanto tenemos que tener una estrategia que minimice el riesgo."

¿Una estrategia? Algunos (bueno, la mayoría) de nosotros, obviamente, no somos dignos de confianza. Pero hay más. Inicialmente esto era una práctica universal, ahora, esta "estrategia" no está exenta de excepciones. Por ejemplo, la versión alemana de The Testaments está programada para su publicación simultánea con el original, al igual que la española y la italiana. ¿Es esto solo otra variante del viejo tema de "pagar más"? (Uno se pregunta cuánto de esto es conocido por los propios autores, toda gente buena, que por lo general están sinceramente agradecidos a cada uno de sus editores de todo el mundo).

Acaba de anunciarse la lista final de Booker, que incluye The Testaments. Es una gran noticia. Significa que el libro es bueno. Pero lo que también significa es que los jurados recibieron el manuscrito antes de su publicación. ¿Cómo funcionaron los procedimientos de seguridad en este caso? Preferiría no especular, pero permítanme decir que esto nos ha puesto aún más furiosos.

Estoy seguro de que todos estamos de acuerdo en que todo negocio se basa en la confianza. Si uno no confía en sus socios, ¿para qué involucrarse? En el caso de The Testaments, nos sentimos particularmente decepcionados porque inicialmente se nos había prometido el manuscrito en marzo (tiempo suficiente para publicar más o menos simultáneamente), para luego decirnos que tendríamos que esperar hasta el 12 de septiembre.

¿Por qué es esto tan crucial? Perderemos el impulso promocional global y perderemos prestigio ante nuestros lectores, libreros y bibliotecarios: el libro está publicado, así que, ¿dónde está la versión eslovena? La mayoría de ellos pensarán que el editor es bastante descuidado y lento.

En resumen: venderemos menos. Y esto es tan importante para las editoriales alemanas como para las eslovenas, eslovacas e islandesas. Los bestsellers literarios son extremadamente raros. Por lo tanto, hay que aprovechar todas las oportunidades de venta, y publicar simultáneamente con la edición original es especialmente eficaz.

Claro, hay casas que contratan a varios traductores para que terminen la traducción en dos semanas, lo que permite al editor apresurado publicar el libro justo a tiempo para la temporada navideña. Pero, ¿realmente les gustaría ver o leer el resultado? Margaret Atwood es una escritora muy buena, una de las mejores. Sus libros merecen una traductora comprometida y una dedicación editorial adecuada. Y esto lleva tiempo. Así que aquí hay otro factor que habla en contra de esta estrategia: la reputación del autor está en juego.

Tengo la firme convicción de que esta estrategia debe ser reconsiderada urgentemente. Las razones de seguridad deben tomarse en serio, pero no deben utilizarse de forma (in)discriminada. Todos los editores deben recibir el mismo trato, sin importar cuán grande sea su territorio. Y por último, pero no por ello menos importante: se acerca el nuevo libro de Margaret Atwood; todos deberíamos estar realmente llenos de expectación positiva en lugar de perder el tiempo y los nervios por tales estrategias.

Realmente no sé lo que Margaret Atwood sabe y piensa sobre todo esto, pero una vez escribió estas palabras simples, pero fuertes: "Espero que la gente finalmente se de cuenta de que solo hay una raza -la raza humana- y que todos somos miembros de ella." Si todo el mundo en la comunidad editorial entendiera lo que estas palabras significan realmente, todos podríamos planificar nuestros días en Frankfurt con una expectación (incluso) más positiva.

Andrej Ilc es editor de Mladinska Knjiga, una de las editoriales más importantes de Eslovenia.

* La versión original de este artículo se publicó en la edición del 06/09/2019 de Publishers Weekly bajo el título: Level the Playing Field for Books In Translation


Puedes leer este artículo gracias al patronazgo de Bookwire.
[10/09/2019 19:44:23]