Los libreros serán la clave para el cambio en Barnes & Noble, apuesta James Daunt
Redacción,24/09/2019
El nuevo director ejecutivo de la cadena de librerías más grande de Estados Unidos dijo que, después de todo, "las tiendas necesitan amor y dinero".

La semana pasada, el británico James Daunt, que transformó la red Waterstones en el Reino Unido y recientemente se hizo cargo del decadente Barnes & Noble en Estados Unidos, estuvo en Orlando para asistir a una conferencia con los directores de las tiendas de la cadena estadounidense. Según Publishers Weekly, los libreros serán la clave de los cambios necesarios para que B&N vuelva a ser rentable. Uno de los cambios principales de Daunt en la renovación de la red de librerías más grande de Estados Unidos es la personalización de las compras realizadas por cada unidad. "El librero de Dakota del Norte sabe mejor que nadie en Nueva York lo que el cliente de allí quiere", dijo, y agregó que los gerentes no serán rehenes de las estrategias de la oficina central de la cadena, que hoy determina las existencias de cada tienda.

Las compras siguen estando centralizadas en Nueva York, pero los gerentes locales tendrán libertad para determinar qué y en qué cantidades hacer los pedidos desde la sede central. Eso, dijo Daunt en la reunión, traerá más responsabilidad a los libreros locales: "No podrán decir que la tienda ya no va bien porque la gente de Nueva York no sabe lo que hace".

Él defendió también que la red no puede marcar patrones en la muestra de libros. "No puedes pretender tener una cadena de éxito si sigues un modelo único. Las redes son emocionantes cuando consigues que sean brillantes y novedosas. Tienes que involucrarte". En este sentido, los libreros también desempeñarán un papel clave. El piso de la tienda enseña al librero a ser más cuidadoso con la disposición de los libros y los trabajadores de B&N deberan tener este "talento especial".

En la reunión con los libreros, Daunt reconoció que podría cerrar tiendas de B&N, pero subrayó que le parecía "ridículo" abandonar un territorio.

Daunt recordó que las transformaciones que emprendió en Waterstones tardaron seis meses en empezar a surtir efecto. En B&N, una superficie considerablemente mayor que la británica, apuesta a que esto solo ocurrirá a finales de 2020. "Hay muchos detalles que corregir", dijo a los asistentes. También hizo hincapié en que se necesitarán inversiones para fortalecer a la empresa. "No pasará nada sin dinero. Las tiendas necesitan amor y dólares".

Digital

Nook, el e-reader de B&N, no deberá abandonarse de inmediato. Sin embargo, esto podría suceder, dijo Daunt, si las ventas no siguen a las del Kindle, el dispositivo vendido por Amazon. El comercio electrónico del minorista, sin embargo, debe pasar por pequeños cambios, especialmente en su surtido de catálogos.






Puedes leer este artículo gracias al patronazgo de Podiprint.
[24/09/2019 21:19:20]