¿Puede Bookshop convertirse en el Amazon indie?
Judith Rosen - Publishers Weekly, 30/10/2019
La plataforma, que se lanzará próximamente, pretende dar a los libreros una ventaja frente al gigante de la venta por Internet

Un esbozo de la versión móvil de Bookshop | © Divulgación
Un esbozo de la versión móvil de Bookshop | © Divulgación
En el Winter Institute de Memphis, en 2018, Christine Onorati, miembro de la junta directiva de la Asociación Americana de Libreros (ABA), de las librerías independientes Word, en Brooklyn (Nueva York), y Jersey City (Nueva Jersey), pidió a Andy Hunter sugerencias para mejorar IndieBound.org. El sitio web para clientes de la ABA no había sido capaz de convertir de manera efectiva el tráfico de clientes en ventas. Hunter, cofundador de las revistas digitales Electric Literature y Literary Hub, así como de la editorial Catapult, respondió cinco meses más tarde con Bookshop, un sitio web adaptado a los teléfonos móviles con pedidos a Amazon en un solo clic que está diseñado para beneficiar a las librerías independientes.

Desde entonces, la ABA, Morgan Entrekin de Grove Atlantic (socio de Hunter en Literary Hub), y Will Hearst, presidente del consejo de administración de Hearst, se han convertido en inversores de Bookshop; con Ingram (que se encargará del inventario y de la atención a los clientes), como socio comercial. Cuando se lance el sitio en enero, venderá libros físicos y audiolibros digitales, pero no libros electrónicos. También realizará descuentos, pero no tan altos como Amazon; no tiene planes de ir más allá del 10%. Bookshop también experimentará con varios criterios para el envío gratuito.

Debido al poco tiempo entre el desarrollo y el lanzamiento, han habido pocas noticias anticipadas sobre Bookshop, que fue anunciado en la newsletter de la ABA Bookselling This Week, en septiembre, justo antes de la apertura de la primera feria regional de otoño. Un representante de Bookshop estuvo en la mayoría de las presentaciones para hablar sobre el sitio web, pero aún era demasiado pronto para una demostración. Con el fin de satisfacer las necesidades de los libreros, el consejo de administración de la Librería, integrado por siete miembros, cuenta con tres libreros: Hannah Oliver Depp de Loyalty Bookstores en Washington, D.C.; Kelly Estep de Carmichael's en Louisville (Kentucky), y Mitchell Kaplan de Books & Books en Coral Gables (Florida). La junta se reunirá por primera vez el próximo mes.

Hunter le dijo a Publishers Weekly que al construir Bookshop, quería resolver tres problemas, empezando por el hecho de que pocos libreros independientes hacen negocios significativos en línea. Además, los autores y editores necesitan un programa de afiliados cuyas ventas apoyen a las librerías independientes. En este momento, Amazon ofrece el único programa de afiliados viable para la compra de libros. Si los autores y editores quieren apoyar a las indies y vincularse a IndieBound, tienen que sacrificar ingresos. Bookshop planea dar a los afiliados una mayor proporción de las ventas que Amazon.

Hunter señaló que las ventas de los afiliados representan el 20% de los ingresos medios de los editores de revistas digitales y están creciendo en importancia (y debería saberlo, como editor de revistas digitales).

Bookshop fue diseñado para ayudar a las librerías de varias maneras. El diez por ciento del precio de cada libro vendido a través del sitio se destina a un fondo común que se distribuirá cada seis meses a las tiendas miembros de ABA que opten por ser socios de Bookshop. Aquellos que utilizan la plataforma para vender libros a través de enlaces en sus propios sitios web, boletines y medios sociales ganarán el 25% del precio de cada libro vendido, además de su parte del fondo de ingresos.

Si una librería no tiene un sitio web que venda libros, Bookshop puede ofrecerle uno. Pero, según dijo Hunter, Bookshop no tiene intención de competir con IndieCommerce y construir sitios web con características como las que permiten a los clientes hacer pedidos en línea y recogerlos en la tienda, que han impulsado las ventas de algunas librerías independientes.

Hunter también subrayó que "estamos en esto a largo plazo, y no hay capital de riesgo detrás de Bookshop".Bookshop es una B-Corp, con la misión de beneficiar el bien público, y como él y sus patrocinadores lo ven, "las librerías son un bien público; son el centro de la comunidad en torno a los libros, una puerta de entrada a la lectura para muchos de nosotros, el lugar donde los autores se conectan con los lectores, y defensores esenciales de los libros en sus comunidades. El único propósito de Bookshop es apoyarlos".

Para disipar las preocupaciones de que Bookshop ─como Goodreads, que era una de las favoritas de las independientes antes de que Amazon la comprara─ pudiera ser vendida al comercio electrónico, Hunter dijo que los estatutos de la empresa afirman que nunca venderá la librería a Amazon ni a ninguna de las principales tiendas de Estados Unidos.

Artículo publicado originalmente en Publishers Weekly el 25 de octubre de 2019

Puedes leer este artículo gracias al patronazgo de Scribd.
[30/10/2019 15:29:12]