Los ingresos de las editoriales británicas aumentaron 2 % en 2020
Redacción*, 27/04/2021
Este crecimiento sorprende considerando el descenso de las ventas impresas

Los ingresos totales de la industria editorial británica alcanzaron niveles récord en 2020 con un aumento del 2 % que representa 6.400 millones de libras (unos 7.360 millones de euros), impulsados por un aumento digital que ayudó a compensar un descenso de 6 % en las ventas impresas, según un informe de la Asociación Británica de Editores.

El informe Publishing in 2020, una versión resumida del próximo anuario de la Asociación Británica de Editores muestra que los ingresos por ventas domésticas aumentaron 4 % hasta los 2.500 millones de libras en 2020, mientras que las exportaciones se mantuvieron invariables de un año a otro, con 3.700 millones de libras, a pesar de los desafíos que plantea la COVID-19.

Mientras que los ingresos por ventas digitales aumentaron 12 %, hasta los 3.000 millones de libras, el mercado de la impresión sufrió más con el año de la pandemia, viendo un descenso del 6 % en valor, hasta los 3.400 millones de libras, y de 7 % en volumen, hasta los 608 millones de unidades. Sin embargo, las ventas de libros impresos para el consumidor aumentaron 4 % y el descenso se produjo en los sectores educativo y académico.

Los ingresos procedentes de la ficción se dispararon 16 %, hasta los 688 millones de libras, mientras que los de no ficción aumentaron 4 %, hasta los 1.000 millones de libras y los infantiles 2 %, hasta los 396 millones de libras. Las descargas de audio se dispararon 37 %, hasta los 133 millones de libras.

Según Stephen Lotinga, presidente de la Asociación Británica de Editores en declaraciones a The Bookseller «las estadísticas muestran que los audiolibros siguen siendo el principal sector de crecimiento de la edición de consumo en el Reino Unido, con un aumento del 241 % en cinco años, aunque partiendo de una base bastante baja». Según Lotinga, «el sector ha atraído a nuevas personas, las ventas de audiolibros no parecen canibalizar las de los libros impresos, los dispositivos han proliferado y los "libros realmente fantásticos" han contribuido a impulsar el auge».

Lotinga añadió que «en el pasado hemos pensado en la oportunidad para este formato de que la gente conduzca y se desplace al trabajo, pero el año anterior hubo una gran reducción en este aspecto, y, aún así, mucha gente siguió escuchando audiolibros en casa. Está claro que a la gente le gusta escuchar audiolibros, independientemente de que, debido a las circunstancias, resulte más cómodo, es algo que hacen también en su casa, lo cual es un gran punto de aprendizaje."

La Asociación Británica de Editores no desglosa sus cifras por minoristas, pero Lotinga reconoció que un gran número de las compras se consolidaron mediante Amazon el año pasado, ya que el minorista en línea desempeña un gran papel durante el confinamiento y tiene una gran proporción del mercado de libros electrónicos y de audio.

Lotinga sostiene «creo que nuestra relación con Amazon sigue siendo la de siempre. Es un cliente increíblemente importante para las editoriales y fue una fuente vital para que los libros llegaran a los lectores el año pasado, pero nos sigue preocupando increíblemente que seamos tan dependientes de un solo minorista, especialmente durante los periodos de pandemia, razón por la cual hemos pedido regularmente al gobierno y a la CMA que intervengan, para que examinen de cerca el mercado y pongan los controles adecuados cuando sea necesario»..

De cara al futuro, Lotinga se mostró «muy optimista» y la AP sigue prediciendo que, utilizando las proyecciones de crecimiento de años anteriores, el sector editorial británico está en vías de convertirse en una industria de 10.000 millones de libras en 2030.

Lotinga considera que «mucha gente ha regresado a la lectura, ha disfrutado de ella y creemos que hay una oportunidad de capitalizarlo, no solo como industria sino también para la sociedad en general. Está claro que una sociedad altamente alfabetizada tiene enormes beneficios, estamos tratando de construir una economía basada en el conocimiento. Está claro que la lectura y la edición son una parte importante de ello».

El presidente de la asociación advirtió que el debate que se avecina sobre los derechos de autor tendrá un gran impacto en las exportaciones en particular. «La mayor preocupación que creo que enfrentamos como industria es que después del Brexit el gobierno está a punto de revisar algunas de las leyes de derechos de autor que hemos disfrutado y que han sido la base del éxito de esta industria durante muchos, muchos años y obviamente somos firmes en que el gobierno no quiere perjudicar el éxito de esta industria».

* Artículo basado en la información ofrecida por Mark Chandler en The Bookseller el 27 de abril de 2021.




Puedes leer este artículo gracias al patronazgo de Scribd.
[27/04/2021 23:15:03]